Programa de Salud Mental

El Programa de Salud Mental (PSM), una de las iniciativas implementadas por el Servicio Médico (SERMED) de Dipreca, comenzó en enero de 2015 y en menos de dos años experimentó un aumento de ingresados/as a las consultas de los/as profesionales pertenecientes al programa, además de una recuperación en los padecimientos tratados.
 
El objetivo del PSM es optimizar la calidad de vida de los/as pacientes con problemas de salud mental. También, pretende garantizar accesibilidad, además de brindar una atención eficaz en aspectos promocionales, preventivos y curativos, con un enfoque familiar y comunitario.  

Los/as profesionales del PSM trabajan, de modo interdisciplinario, y en base a un modelo biopsicosocial que ofrece un servicio integral a quienes consulten por alguna patología de salud mental. Depresión mayor, trastornos ansiosos y del ánimo, dependencias de sustancias, esquizofrenia, además de dificultades psicosociales y de ajuste, abarcan un amplio número de beneficiarios/as atendidos/as, siendo las dos primeras las más prevalentes en el SERMED, lo cual coincide con la estadística a nivel nacional.

“En cuanto a este tipo de programas del área mental, somos los únicos que incorporamos el nivel primario y secundario de atención, ya que el/la paciente puede atenderse con un psiquiatra, sicólogo/a, asistente social, enfermera y/o médico familiar. El servicio que entregamos se caracteriza por ser dinámico y esa es la clave de nuestro éxito”, dice Soledad Díaz, médico familiar y jefa del equipo.

dra

Cifras

Entre enero y abril de 2015 se contabilizaron 89 pacientes ingresados al PSM, en tanto que en diciembre de 2016 se registraron 723: es decir, un aumento significativo del total de inscritos al programa, lo cual ha aumentado puesto a que, a la fecha, existen alrededor de 900 beneficiarios/as computados en el sistema.

Según estadísticas, el segundo semestre de 2016 cerca del 80% de los/as ingresados por depresión recibieron una evaluación integral por parte de los/as profesionales del PSM.

Asimismo, el porcentaje de beneficiarios/as con diagnóstico de depresión mayor en remisión sintomática (recuperación) fue de 24,3% en julio, agosto y septiembre de 2016, indicador comparable a los obtenidos en estudios internacionales.

De acuerdo a análisis estadísticos realizados en el segundo semestre de 2016, existe una mejoría importante en la sintomatología de los/as pacientes con depresión luego de tres o más meses de tratamiento. De los/as evaluados al ingreso del programa, un 16,8% presentó depresión severa y muy severa, disminuyendo a un 0% en el control de rutina.

Por su parte, los/as beneficiarios/as con depresión moderada presentaron una frecuencia de 42,7%, contrayendo posteriormente a un 14,5%. En tanto, la de los/as asintomáticos, es decir sin la enfermedad, fue de un 21% luego de tres o más meses de ingresados al programa.

Los logros estadísticamente significativos y la mejoría se atribuyen a la intervención, lo cual se ha difundido por medio de actividades de promoción, prevención y terapia. Estas últimas están dirigidas a pacientes y a la comunidad Dipreca, teniendo una acogida provechosa por parte de los/as beneficiarios/as. Entre las iniciativas se destaca la tercera versión del taller de depresión mayor “Intervención Grupal para el Tratamiento de la Depresión”, el cual contó con un creciente número de participantes.

Depresión mayor

Esta patología está catalogada como un problema de salud pública mundial y de alta prevalencia en Chile, debido a que, cada 1.000 personas mayores de 15 años, 75 presentan el trastorno.

Desde 2000 la enfermedad fue asumida por el Ministerio de Salud como una prioridad nacional y, a partir de 2006, forma parte de las Garantías Explícitas de Salud (GES). Sin embargo, los/as beneficiarios/as no tienen acceso puesto a que pertenecen a un sistema distinto al de las ISAPRES o FONASA.

Desde ese punto de vista, el PSM es un intento de abordar a la depresión en una población que, hasta el momento, no puede acceder al sistema GES. La decisión se efectuó al notar que el padecimiento es un fenómeno habitual en el diario vivir de los/as beneficiarios/as, lo cual concuerda con que cerca del 7,5% a 9% de los chilenos sobrelleva la enfermedad: realidad que tiene implicancias en el sufrimiento, discapacidad y deterioro de la calidad de vida.

“Atendemos las complicaciones anímicas y conflictos emocionales de los/as pacientes. Si bien no siempre resolvemos las crisis, guiamos de modo apropiado el padecimiento, ya que cada caso es debatido entre las diferentes disciplinas para complementar los conocimientos y decidir la mejor manera en que el/la beneficiario/a debe enfrentar sus problemas más profundos”, concluye.

mental01